El Cupesí y la Mujer

 

 

 

En la ciudad de Trinidad existen muchos cuentos e historias de mujeres que aparecen y de pronto no están, les narro esta historia que sucedió hace mucho tiempo atrás, y dice…

Existe un árbol llamado Cupesí, es muy grande y coposo, que vio nacer la historia de un amor.

Existía una pareja de enamorados que siempre solían verse bajo el cupesí a la sombra de la noche, cada día la hermosa chica esperaba a su enamorado por las noches para poder verse, los vecinos del lugar murmuraban que eran una pareja de sinvergüenzas porque se encontraban sin permiso de sus padres.

Así pasó algún tiempo y los enamorados seguían viéndose a espalda de sus padres y como estaba cerca la fiesta del pueblo la chica le pidió a su enamorado que haga pública su relación y le pida permiso a su padre, pero el joven no tuvo el valor y le dijo que aún no porque sus familias no tenían una buena relación debido a la diferencia de clases sociales que existía entre ambos, ya que él era un trabajador de estancia y ella la hija del dueño, la joven se puso muy triste y regreso a su casa.

Llego la fiesta patronal de la Santísima Trinidad y a la joven la obligaron sus padres a ir acompañada con un hombre que no conocía que tal vez sería su futuro esposo, así fue que sucedió esto… Ella, fue acompañada a la misa en la catedral y recorrió toda la procesión del patrono del pueblo con dicho hombre, no falto un amigo de su enamorado que la llego a ver con él, rápidamente fue a decirle lo que estaba pasando y el joven al enterarse se sintió muy herido, así que se fue al jocheo de toro buscando distracción y se encontró con un amigo que lo invito a tomar.

La joven como de costumbre lo espero junto aquel árbol aquella noche pero él nunca llego, así que ella se puso más triste y comenzó a llorar por todo lo que le había pasado en ese día y se fue caminando de regreso a su casa ya muy tarde y en el camino encontró a su amado, pero se veía diferente estaba sumido en los efectos del alcohol ella lo miró con ganas de abrazarlo porque sentía que lo necesitaba, el joven la tomó del brazo llevándola a la fuerza afueras del pueblo, la hermosa joven sintió que no era el mismo le pidió que la soltara, pero no la escucho llegando a un cierto lugar se detuvieron y el joven solo empezó a reclamar por lo que le habían dicho y sin escucharla con gran violencia empezó a golpearla,  la joven lloraba y gritaba pidiendo auxilio porque aquel hombre no era su novio ya era una bestia que no escuchaba. Un anciano que estaba cerca escuchó los gritos de ayuda acudiendo al lugar y a toda gente que pasaba la fue alertando, para cuando la gente llego la joven estaba muy maltratada agonizaba por tal dolor del maltrato que le dio su enamorado, la gente logró detener  al muchacho que intento huir cuando lo encontraron.

A la joven la llevaron rápidamente a un doctor pero lastimosamente en el camino ella había muerto y al joven sin un juicio lo llevaron a encerrar en una celda.

Al siguiente día que amaneció aquel muchacho despertó dándose cuenta de lo que había hecho y no falto alguien que le dijo que la chica que él golpeó, esa misma noche había fallecido, el dolor fue muy grande para él porque había matado al amor de su vida su corazón se hundió en lágrimas y el peso de la culpa lo llevo a tomar un camino que fue la de quitarse la vida.

La gente relató que nada de esto hubiera sucedido si ellos hubieran hecho lo correcto, su amor quedó grabado en la memoria de aquel árbol, porque la gente dice que en algunas noches muy oscuras se ve a la joven esperando a su amado bajo la sombra de la noche en el cupesí.

Así acaba nuestra historia, se dice hasta hoy en día que algunas personas siguen viendo a aquella hermosa mujer según, dicen que a los hombres que pasan por la noche, les pide que la acompañen hasta su casa y otros, que solicita un taxi para ir a su casa porque nunca llego él que esperaba y en el trayecto suele desaparecer o a veces llega a una casa donde nadie la conoce y cuando van a buscarla a la casa donde la dejaron, dicen que ninguna joven vive ahí.

 

 

Narrador: Elda Noe Fabricano