EL Japutuki

 

 

 

En idioma Trinitario el Japutuki significa el ojo blanco.

Era un ser de forma humana que vivía en la selva en tiempos muy antiguos, se dice que él era muy malo y que comía carne humana, su tamaño era gigantesco por eso le temían las personas. Cuando un hombre se encontraba perdido en la selva los comía o los ayudaba.

 

La historia dice que un cazador salió al monte y se perdió caminando sin rumbo muy desorientado. Ya perdido, con ansias de volver a su comunidad, caminó hasta un árbol gigante cerca de una laguna. De pronto escuchó un ruido que se escuchaba: tan, tan, tan….   Se acercó cuidadosamente para no ser escuchado, ya estando a pocos metros de un arroyo que salía de la laguna, vio a un hombre extraño que tenía un vestido como una camisa blanca y un pantalón azul como en nuestros días ( en tiempos antiguos no se utilizaba estas ropas, pero la traducción de los ancianos que cuentan esta historia dice q tenia este tipo de vestimenta) , en el cuello llevaba algo rojo como si fuera una pañueleta, llevaba un bombo pequeño en una de sus manos que al tocarlo los peces salían del agua para que él pudiera comérselos.

 

Cuando el Japutuki sintió al humano le pregunto: “¿Quién soj?”

El cazador contesto: “Soy un cazador”

El Japutuki siguió preguntando: “¿Porque no estáj con tu gente?”

El cazador: “Estoy perdido de mi pueblo”.

Entonces el Japutuki le pidió que se acercara, pero el cazador no se acercó por que le tenía miedo.

El Japutuki: “Si no te venij te mataré y dejpuej te comeré”.

El cazador se acercó y el Japutuki le miro de frente, era un hombre muy grande con el rostro negro, los ojos blancos y unos labios bien rojos.

El Japutuki:  “¿Voj querej volver a tu pueblo?”

El cazador contesto que sí y el Japutuki le dijo: “Mirá, soy un hombre muy malo pero como yo no quiero comerte, porque ya tengo artoj pescauj, así que te mostraré el camino, te llevaré a la senda que lleva a tu pueblo pero no puedo llevarte voj t vaj a ir caminando, pero a cambio de que te ayude vaj a hacer lo siguiente: mirá como ejtoy vestido y lo que tengo puejto, porque vaj a ir a tu comunidad y durante tres años bailaraj en tu comunidad para mí y si no cumplij, te perderáj de nuevo en el monte y para siempre, ya que sabej que soy malo y tu pueblo tiene que saber que yo existo”. El cazador le miró detenidamente al Japutuki, vio la camisa blanca, su pantalón azul, un pequeño lazo en una mano y en la otra llevaba una especie de arma muy parecida a un serrucho con las que cortaba a sus víctimas, luego de ver el cazador como era que estaba vestido, el Japutuki lo llevó a la senda y el cazador pudo llegar a su pueblo.

 

Así fue que este hombre bailo durante un tiempo vestido del Japutuki y esta tradición se conserva hasta nuestros días en las expresiones culturales de los pueblos mojeños. 

 

Narradores:

Elda Noe Fabricano

Antonio Coseruna

Filomena Fabricano

Cecilia Mendoza Muñuni

Juana Noe Tamo

Framcisco Juaji Noe

Mercedes Pedraza Tamo

Agustina Moye Temo